LA FUNCIÓN DE LA FOTOGRAFÍA Y LAS ASOCIACIONES

Artículo de opinión para el número 7 de la revista AFUDIGITAL.
En las últimas
fechas, antes de publicarse esta revista, se están retomando acciones para
volver a poner en marcha en nuestra comunidad autónoma, la abandonada, desde
hace más de una década, Federación Andaluza de Fotografía, seguramente debido a
que asistimos a un nuevo boom de la afición por la fotografía. Desde el
surgimiento y desarrollo de la fotografía digital, si en algo está todo el
mundo de acuerdo es que la nueva tecnología ha traído “la democratización de la
fotografía”, concepto algo gastado y que también puede tener sus
inconvenientes.


Decía José Benito
hace un par de años en el muy recomendable curso “Un año de Fotografía”, que
existen en estos momentos más de 200.000 personas en este país que de alguna
manera realizan fotografía con calidad o con pretensiones de autor. Parece
importante establecer esos canales de conexión entre colectivos, de tal forma
que la sociedad de aficionados a la fotografía se interrelacionen, conozcan e
intercambien conocimiento y personalidad de lo que unos y otros hacen, en favor
de un desarrollo de la cultura visual.

Y todo esto sucede
al mismo tiempo que vivimos tiempos de cambio y de crisis impuestos, en los que
como no, los poderes públicos, más que antes, dejan de fomentar la cultura en
todos sus aspectos y de apoyar a las entidades que realizan una labor social
siempre minusvalorada. Que a nadie le quepa duda que las asociaciones
fotográficas, sin recursos y sin apoyo, contribuyen a la cultura, en este caso
visual,  desde una faceta de altruismo
desinteresado y cuya fuerza no es otra, que la pasión de sus aficionados,
reunidos en un primer momento con el objeto de una diversión por la fotografía,
pero atraídos por conocer a otros con su mismos intereses. Esa pasión de amateur
a la que se refirió José Manuel Navia, cuando tuvimos el honor de disfrutar de
su presencia en la sede de AFU, que no podía perder el profesional, pero por la
cual también corría el peligro el aficionado de sólo recibir elogios y
prebendas, pues su obra muchas veces quedaba a la vista de los círculos
familiares y de amistad.


Por otro lado creo
que el objeto de los clubes, asociaciones y agrupaciones fotográficas debería
ir más allá de aportar una formación a su masa social y a exponer su obra al
público. En el reciente documental “Recordando a Susan Sontag” esta figura de
la vanguardia cultural en tantos aspectos, comentaba en relación a su ensayo
“Sobre la Fotografía” (1996) que “el problema no es que la gente recuerde a
través de las fotografías sino que solo recuerde las fotografías”, dejando
claro a mi entender una misión clara para ésta. El revolucionario grupo AFAL
surgido en 1950, se propuso romper con la tradición pictoralista de las
agrupaciones inspirándose en las tendencias extranjeras en ese momento,
mediante una revista, AFAL, en la que el género documental y humanista era el
protagonista y la imagen un instrumento de la cultura y la comunicación. Ese
colectivo eludió la censura en aquellos tiempos y mostró una realidad visual al
mundo cumpliendo con una función de denuncia.

Por eso me
sorprende en los tiempos actuales, que en los frentes de la vanguardia
fotográfica se ensalcen tanto los postulados del arte del apropiacionismo
basados en la excusa de la ingente masa de imágenes producidas gracias a la “democratización”
de la fotografía, y que por tanto ya no tiene objeto seguir produciendo
imágenes sino crear con ese exponencial número de fotografías que circulan por
la red “tomándolas prestadas”. Eludiendo el debate sobre la valoración
meramente ética de esta práctica, no me parece que estén todavía todas las
fotografías hechas ni que no sea necesario reflejar la realidad de un mundo
siempre cambiante ¿No será quizás más necesaria que nunca una fotografía
documental que denuncie unos tiempos de crisis y de injusticia, de reflejar
nuestra realidad actual en todas sus vertientes? En 1950 eso supuso una
innovación en nuestro país y se hizo con un género como el reportaje.
Actualmente ¿cuál es la innovación de los movimientos artísticos y la
pretensión de los colectivos fotográficos? Ojalá la inquietud de la afición
fotográfica no quede en un mero asueto.

RAFAEL ROA en JAÉN


Hablar de Rafael Roa es hablar del retrato de autor, del desnudo y la transgresión, de la ética y los principios. Su trayectoria en el mundo de la moda, la publicidad y las revistas especializadas ha hecho que por su cámara pasaran innumerables personajes del glamour y la fama, la cultura, el deporte y la música como Sean Connery, Rupert Everett, Penélope Cruz, Josep Carreras, Ryuichi Sakamoto, Alaska, Caballero Bonald, Alex de la Iglesia, Estrella Morente, Celia Cruz entre otros muchos. Y también son destacables sus trabajos de calidad comercial de arquitectura e interiores para diversas publicaciones y agencias.

Su mirada más personal con intencionalidad y provocación se encuentra entre sus obras Women in Wrong Places, A Walk by the Wild Side y en mi preferida sin duda Hidden Desires.

Pero Rafael es además un incansable bloguero, cuyos artículos son imprescindibles para quien quiera nutrirse de su sabiduría y conocimientos tanto de la fotografía clásica como contemporánea, y siempre aliñados de una visión crítica y comprometida de la realidad y actualidad que nos rodea.

Ahora en Jaén, tenemos la oportunidad de contar con su presencia en el Taller de Iluminación que organiza la Agrupación Fotográfica y Cinematográfica Santo Reino en un fin de semana intensivo y del que esperamos disfrutar con eso que tanto nos apasiona pero que en esta ocasión es además la Fotografía con mayúsculas.

Toda la información del Taller en el enlace del sitio oficial de la Agrupación.


Colodión nº 3 y Julio Mesa

Ya se puede acceder al nº 3 de la Revista Colodión. Esperamos no defraudar con el contenido de la publicación. Pincha en la imagen para descargarla en archivo pdf, o bien, en el siguiente enlace para visualizarla como revista on line (pincha aquí).

La presentación de la revista Colodión en las instalaciones de la Biblioteca Pública de Jaén fue todo un éxito y la asistencia de público absolutamente multitudinaria, tanto, que algunos no pudimos entrar a la sala a causa de ese mal tan español que nos aqueja como es la falta de puntualidad.

Tras la presentación se inauguró la exposición colectiva «Lo cotidiano», muestra de la visión personal de varios de los socios de la Agrupación Fotográfica Santo Reino sobre este tema en sala colindante a la de la presentación de la revista.

Pero la jornada no acababa ahí, en el Azulejo Bar, inauguraba exposición individual el compañero Julio Mesa. Un atractivo y recomendable lugar donde se prodigan las actuaciones de música en directo, pero que en mi modesta opinión, no es el lugar ni para inaugurar una exposición ni para poder visualizar las fotografías de un autor ante la escasez e inadecuada iluminación del establecimiento. Considero que los fotógrafos debería poder tener otros espacios donde mostrar su obra, sin que eso suponga menospreciar la colaboración de estos establecimientos y otras entidades ni los esfuerzos de los que presiden y dirigen a la Asociación Santo Reino. Pero me cuesta creer que no haya salas de exposiciones ni huecos en la agenda cultural de la capital del olivar para una entidad como la nuestra netamente cultural y claramente representativa de las tendencias fotográficas en Jaén, que ya cuenta con una masa social nada despreciable.

Julio Mesa es un creativo fotógrafo que cuida especialmente el procesado de sus imágenes. A destacar en mi opinión los trabajos en color y especialmente aquellas imágenes en las que ha tenido que diseñar un plan, tal y como diría mi amigo Rafael Roa. Es decir, imágenes donde ha desarrollado toda su creatividad e imaginación con modelos, atrezzo y elementos, haciendo uso de la técnica strobist de la que es un todo un experto, y cuyos pequeños secretos nos ha mostrado también en las páginas de la revista Colodión en varias ocasiones.

JAÉN, ¿CAPITAL DE LA FOTOGRAFÍA?

Nuevamente hay que hacerse eco de las actividades fotográficas en Jaén. Parece que algo se mueve en torno a la fotografía en la capital. Y si bien asistimos a la incesante actividad de sus autores, no se observa el necesario apoyo público e institucional que la resucitada Agrupación Fotográfica y Cinematográfica Santo Reino está demandando, en torno a la cual se reunen la gran mayoría de los fotógrafos jiennenses que cultivan el nivel artístico de esta disciplina. Esperemos que las instituciones abran los ojos y apoyen a la fotografía como se merece.
En esta ocasión exposiciones fotográficas por partida triple de varios compañeros de la Agrupación Santo Reino:
Del 16 al 24 de junio, «El médico y la fotografía», un proyecto encabezado por los compañeros Juan Carlos Medina y Cristóbal Medina.

Del 17 al 30 de junio, «Re-trouvé», en la Sala de Exposiciones de Caja Granada, con Fotografías y textos de  los compañeros Alfonso Infantes y Carmen Molina respectivamente.
Finalmente el también compañero de la Agrupación Santo Reino, Antonio Campos expone en la Sala Maestra de Jaén del 5 al 29 de julio, con un trabajo sobre el festival de jazz de Jaén «Jazz entre Olivos».

NOTICIAS «CURIOSAS»

Con este post me hago eco de las numerosas noticias ocurridas recientemente, en torno a la fotografía, y que por unos motivos o por otros me han resultado especialmente «curiosas». Invito a los que lleguen a leer este artículo a que hagan sus comentarios y aportaciones, y por qué no, a discutir sobre estos hechos noticiables:
© Cristina García Rodero

CRISTINA GARCÍA RODERO ENTRA EN MAGNUM

En primer lugar, una de las más destacadas, la incorporación de pleno a la Agencia MAGNUM de una de mis más idolatradas fotógrafas, Cristina García Rodero, y que supone un hito histórico, al incorporarse como primer fotógrafo español a la veterana agencia. Tras un largo (desde el 2005) e injusto proceso de selección, esta fotógrafa española, pasa a ser miembro de esta prestigiosa organización, cooperativa de grandes fotógrafos, fundada en su día por los míticos Robert Capa, David Seymour y Henri Cartier-Bresson entre otros, y que tuvo su origen en la independencia y derechos del fotógrafo sobre su propio trabajo. Precisamente es esa una de las cualidades de Cristina, su condición de creadora con fotografía de autor incorporada a un género como el fotoreportaje (no creo que sea una contradicción). Sus trabajos se desarrollan en los lugares más recónditos del mundo, pero en mi opnión, si por algo se puede recordar a su obra, es por un trabajo que escarba en las costumbres más ancestrales de la piel de toro y que supone a mi entender un auténtico estudio antropológico de las fiestas y costumbres rurales de España: «España Oculta». Lo curioso aquí, es que es la fotografía española la que ha entrado en MAGNUM.

© Enric Martí

EMILIO MORENATTI
En segundo lugar, como en otros casos (José Cendón, Couto, etc.) el fotógrafo andaluz Emilio Morenatti, ha sido noticia por los riesgos que los fotoreporteros tienen que soportar en el ejercicio de esta profesión a veces no valorada cuando no denostada. Morenatti, trabaja para AP (Associated Press) en Pakistán, ha trabajado en la agencia EFE, ganó el premio en la sección Periódico del ‘Pictures Of the Year International’, tiene una mención de honor en el «World Press Photo 2007«, el Premio Andalucía de Fotografía (1993), el Premio Europeo de Fotografía Fujifilm (1995) y el primer premio “FotoPres 2009”, participó en la última Bienal de Fotografía de Córdoba, y pese a que no tuve la oportunidad de asistir a dicha Bienal, por lo que he podido ver de su obra, especialmente a través de la red, se advierte su calidad y valentía en los trabajos que ha realizado sobre Palestina y Afganistán, entre otros. A destacar, también en Morenatti es la iniciativa periodística solidaria POR AFRICA que trata de dar a conocer el trabajo de muchas organizaciones humanitarias en África desarrollando programas de cooperación y desarrollo. Lo curioso, en este caso, es que a pesar de sufrir la amputación de un pie mientras cubría las elecciones en Afganistán, la esencia verdadera de este fotógrafo, queda plasmada en la captura del fotógrafo Enric Martí sobre la actitud de Morenatti fotografiándose su propia pierna, y que publica Paco Elvira en su extraordinario blog. Ahora sí, en esta ocasión una imagen vale más que mil palabras.

©Francoise Demulder

CRISIS ECONÓMICA … EN EL FOTOPERIODISMO

Si antes, hablaba de la Agencia Magnum, ahora toca hablar de la crisis económica en la fotografía. Crisis que están haciendo especialmente «curiosa» los de siempre, los políticos, y que se cierne a veces como un fantasma sobre todos los ámbitos. Como no podía ser menos, también le ha tocado a la fotografía, en un aspecto en el que soy especialmente sensible por mi debilidad hacia el fotoperiodismo, documentalismo, fotoreportaje o reporterismo … términos para designar un género o varios, según se mire, y de los cuales han sido protagonistas hasta ahora los profesionales freelance y las agencias. Contemplamos expectantes los problemas por los que atraviesan y las declaraciones del Director del Festival «Visa pour l’Image» , que comenzó el 29 de agosto en Perpiñán, lamentándose de la situación desastrosa del fotoperiodismo. En Francia, la agencia Gamma está en quiebra, Sigma ha desaparecido y la agencia Sipa ha sido desmembrada, achacando el interés de los periódicos más por la información amarilla que por los reportajes serios. Ambos aspectos, crisis económica y crisis de calidad, no son curiosas casualidades. No sé si alguien quiere hacer una reflexión sobre este tema.

© Robert Capa

«SI VUESTRAS FOTOGRAFÍAS NO SON LOS SUFICIENTEMETE BUENAS, ES PORQUE NO ESTÁBAIS LO SUFICIENTEMENTE CERCA». Robert Capa
Rios de tinta se están escribiendo, ya sea en revistas especializadas como medios de información general, por no hablar de los innumerables portales de la red de los que me nutro frecuentemente, sobre la famosísima foto «Muerte de un miliciano» de ese monstruo llamado Robert Capa, ocurrida en la Guerra Civil española en Cerro Muriano (Córdoba). La trascendencia que esta imagen adquirió en la historia de la fotografía, siempre ha sobrepasado al debate sobre la posible veracidad de su realización técnica. Cualquier fotógrafo experimentado se da cuenta de lo improbable de su «momento decisivo» (como diría Cartier-Bresson, otro monstruo). No soy quien para cuestionar la figura de quien puede ser el padre del fotoperiodismo, pero ahora que tanto se habla de las posibilidades de manipulación digital, esta foto puede ser un claro ejemplo de que tampoco hay tanto de nuevo bajo el sol. A los que defendemos el negativo y su valor documental, frente a la dudosa «realidad» de una imagen digital, se nos puede haber caido el palo del sombrajo con el probable, aunque no demostrado fraude de esta mítica foto (entre otras cosas por no hallarse el negativo). Pero quizás sólo se trate de una demostración de la imperfección humana, que en el caso de Capa, habría que sumar a su condición de mujeriego y jugador, pequeños defectos o virtudes, que en cualquier caso no minimizan su figura. Desde luego, considero que el fin no justifica los medios, pero para mí lo verdaderamente «curioso» (lo que me atrae), y para ello recomiendo leer sobre las investigaciones de la intervención de Robert Capa en la Guerra Civil, es su convivencia y seguimiento de los milicianos (existe un buen artículo sobre ello en la revista FILM UND FOTO que comercializa FOTO R3, con título «Robert Capa en Cerro Muriano: El Día que la Realidad Superó a la Imaginación») y así quizás tener más elementos de juicio y visión del contexto de estos hechos, por otro lado históricos tanto para la historia de la humanidad como para la historia de la fotografía. Juzguen ustedes, yo no quiero, no tengo esa curiosidad.

© Saul Santos

DÍA MUNDIAL DE LA FOTOGRAFÍA
Finalmente, sin pena ni gloria, ha pasado esta efeméride, que data de un 19 de Agosto de 1839, en el que se anunció en Paris, que la Fotografía había sido inventada. Dicha celebración ha estado patrocinada desde 1991 por la Sociedad Fotográfica Internacional de la India, que sin éxito ha intentado incitar a otras sociedades de otros países. Curiosa paradoja que en la era de las tecnologías de la información y la comunicación, y cuando gracias a la irrupción de la fotografía digital existe toda una comunidad que genera una producción incontable de imágenes, no haya tenido apenas repercusión, a través de organizaciones y asociaciones, un evento de estas características. ¿Malos tiempos para la lírica?
No se me ocurre otra cosa que celebrarlo con el visionado de un buen puñado de fotos, una selección de 2008.

SI, EL INFIERNO EXISTE, LO VIVÍ EN LA MADRUGADA DEL 1 DE AGOSTO DE 2009
Una foto pero también un relato aterrador. En estas fechas en las que ya es costumbre la aparición de incendios para calentar aún más la temperatura en todos los sentidos, la incorporación del relato a esta fotografía me resulta curiosa pero también imprescindible. Sólo así podemos hacernos una idea de lo devastador de un suceso de este tipo.

CÁNONES DE UN VIAJE FOTOGRÁFICO

Un viaje debe tener por objetivo un lugar exótico (es exótico si para uno lo es, sin más).

Un viaje es saludable: cuando viajo no tengo jaqueca, no me duele nada, no me importa levantarme al alba, y me siento mejor que nunca. Doy fe.

Un viaje debe prepararse lo justo y necesario: no es necesario saberlo todo antes de llegar, para eso se hace. Creo que siempre me paso con los preparativos.

Un viaje debe realizarse en compañía, siempre querida. Si alguien viaja sólo debe intentar encontrar un colega, un amigo, una compañía que haga más satisfactoria la experiencia.

Un viaje es una aventura, un cierto grado de riesgo forma parte de su naturaleza, un viaje no debe ser arriesgado, pero sí debemos encontrarnos con algo desconocido en nuestro destino, por tanto: RIESGO = AVENTURA = VIAJE

Un viaje es para aprender de lo que vamos a vivir, de la experiencia que supone y de los demás. Debemos ser esponjas como lo son los niños (son un buen ejemplo para seguir).

Un viaje es algo fantástico, un viaje fotográfico es el SUMUM.

Un viaje fotográfico no es para hacer fotos, es para trascender con el acto fotográfico e integrarnos en el entorno.

Fotografiar no es agredir, es recoger, compartir, plasmar, capturar pero sin apresar, no es robar, es tomar prestado un instante decisivo que puede convertirse, en alguna ocasión, en arte y belleza (dependerá de la sensibilidad del fotógrafo y del alma de lo fotografiado).

Al volver, tenemos que haber dejado algo de nosotros en el destino de nuestro viaje, sino no hemos viajado.

Un viaje fotográfico debe servir para contar una historia y nuestra herramienta es la imagen fija sin palabras.

Contemos historias … ¡ BUEN VIAJE !

WELCOME TO VIETNAM

Secuestrar a José Cendón es secuestrar la Fotografía

Es en casos como éste, cuando más sangrante se muestra la persecución sobre la fotografía y su capacidad para ejercer la libertad de expresión.
A los que nos sentimos plenamente identificados con el sentimiento de Cartier-Bresson, «Sólo el fotoperiodismo es fotografía, todo lo demás es pintura ”, hechos como éste no pueden más que afianzar nuestra convicción sobre el género fotográfico del reportaje. Es ahí donde la fotografía alcanza su verdadero significado, mostrar la realidad y denunciar la injusticia social.José Cendón, fotógrafo gallego que ha conseguido el premio world press photo por un trabajo sobre un hospital psiquiátrico en Burundi, es un autor duro, que muestra una fotografía dura, pero sin una pretensión escabrosa sino sólamente crítica. Su vida transcurre en África actualmente y su domicilio lo tiene en Ruanda trabajando para la agencia France Presse. Cendón manifiesta claramente su adherencia a este sentimiento de Cartier-Bresson: «No me atrae demasiado la idea de ser un fotógrafo de prensa en un país donde las cosas marchan bien». Yo añadiría: eso sería hacer pintura.Desde aquí, sólo desear que sea liberada la fotografía.

Recogida de firmas en apoyo a la liberación.

Un fotógrafo encantador

Un entrenador de fútbol decía que se juega como se entrena, y de Alberto García-Alix … es fácil decir que fotografía como vive. Uno de los máximos exponentes de la movida madrileña, las motos Harley Davidson, los tatuajes, la música y la noche han sido sus musas de inspiración, y sus retratos en blanco y negro, con series dedicadas a las motos, los presos, las estrellas del porno, los yonquis y los tatuajes, su principal obra fotográfica.

Además de sus fotos, la mejor definición de él la hace uno de sus amigos, el escritor Ray Loriga:
«No se puede negar que García-Alix es un hombre encantador, como lo son con frecuencia los enterradores. Y elegante y guapo. Buen bailarín y conversador inagotable. Imprescindible, como amigo y como artista. Más respetuoso con el pasado que con el futuro. Inteligente, demoledor, caótico. Exigente en el castigo y en el premio. Triste como un martillo (…).Alrededor de Alberto siempre hay vino y canciones, fiestas memorables, líos imposibles, lecciones de historia, disputas, nacimientos, muertes, cárceles, tangos, parques y el resto de las cosas que hacen la vida soportable e insoportable al mismo tiempo. Junto a Alberto se camina en círculos. Se gana tanto como se pierde. Se ríe uno mucho y luego, al poco, se pregunta uno de qué demonios se andaba riendo»