Teresa

Este próximo fin de semana vuelve Estela de Castro a Úbeda con la tercera edición de su Taller de Retrato, organizado por la Asociación Fotográfica de Úbeda y los que andamos siempre a ritmo analógico publicamos ahora alguna foto de las prácticas de dicho Taller.
Hemos tenido la suerte de contar con la colaboración de Teresa Ruiz Marín, una fantástica modelo.

Teresa

I BIENAL FOTO UBEDA 2016

Desde la Asociación Fotográfica de Úbeda – AFU a la que pertenezco, estamos organizando este evento con toda una gama de actividades que creemos pueden ser atractivas para los amantes de la Fotografía, y con la colaboración de importantes autores de prestigio de nuestro país.
Una primera edición y un proyecto, con el objetivo de poner Úbeda y en consecuencia la provincia de Jaén, en el mapa de las citas con los festivales de fotografía en España.  

Algunas indicaciones de cómo asistir o participar en las actividades que se recogen en la web oficial: www.bienalfotoubeda.com. ¡ Os esperamos !

I BIENAL FOTO UBEDA (del 1 de septiembre a 9 de octubre de 2016)

EXPOSICIONES: Julian Ochoa, Katy Gómez, Colectiva AFU 
TALLER DE RETRATO con Estela de Castro (24 y 25 de septiembre): para inscripciones enviar email a afu.ubeda@gmail.com, esperar a recibir respuesta con indicación del número de cuenta donde hacer el ingreso de 50 euros.
CONFERENCIAS gratuitas (7, 8 y 9 de octubre) con José María Díaz-Maroto , Rafael Roa, Julian Ochoa, Manu Brabo, Alfredo Oliva, Daniel Casares Román y Sitoh Ortega. Para asisitir, enviar email a afu.ubeda@gmail.com, indicando qué día o días se desea asistir y nombre de la persona/s.
MERCADO FOTO (7, 8 y 9 de octubre): proceso de convocatoria conforme a las bases ( http://ow.ly/WRTS302LoLv): rellenar formulario de inscripción (https://goo.gl/forms/8r8wo4lWeGp55sJS2) y enviar el material fotográfico a la dirección afu.ubeda@gmail.com
RUTA FOTOGRÁFICA (8 de octubre)
Toda la información en www.bienalfotoubeda.comhttps://www.facebook.com/bienalfotoubeda/



AMPLIADO EL PLAZO HASTA EL 6 DE MARZO. Exposición Círculos Cerrados, AFU.

AMPLIADO EL PLAZO HASTA EL 6 DE MARZO



Hasta el 29 de febrero se puede visitar la exposición «CIRCULOS CERRADOS» de la AFU en la que participo, y que inauguramos el pasado 5 de febreroen la sala Pintor Elbo del antiguo Hospital de Santiago de Úbeda (Jaén).


La exposición colectiva consta de diversos proyectos expositivos de miembros de la AFU, que pretenden mostrar la visión de un autor en torno a una temática en unos casos, o con una homogeneidad de su trabajo en otros. En mi caso participo con 15 fotografías en gelatina de plata, que son parte de una serie sobre un viaje fotográfico con el título «La Vida en La India».

Exposición colectiva «Círculos Cerrados» de AFU

Del 5 al 29 de febrero participo con una selección de mi colección «La Vida en La India«, con los compañeros de la AFU, en la exposición «Círculos cerrados», que se inaugura el viernes 5 de febrero a las 20:30 en la sala Pintor Elbo del antiguo Hospital de Santiago de Úbeda (Jaén).















 

Mi iniciación en el viaje fotográfico comenzó en Perú, inspirado por el trabajo de recuperación de la obra de Chambi por los Juan Manueles (Díaz Burgos y Castro Prieto), y por la idea equivocada de encontrar en lugares exóticos algo distinto a tu entorno y las mal llamadas situaciones auténticas. 
Este trabajo, realizado con fotografía tradicional química en gelatinas de plata, es una muestra de mi visión clásica en formato medio, uno de los que más utilizo en los últimos tiempos, porque simplifica mucho la composición, permite realizar una fotografía directa y resulta de sencilla lectura para el espectador, independientemente de que su contenido, a veces, pueda resultar, como diría Koldo Chamorro respecto al reportaje, «incómodo para la sociedad, puesto que su estética suele ser generalmente desabrida y cáustica”. Una muestra en definitiva, de mi fotografía y miradas imperfectas sobre La India.

Una Imagen: «Puerto Productores»

UNA IMAGEN: «Puerto Productores». nº 6 de AFUDIGITAL.












Se me pide una foto que me defina y
muestro esta panorámica, formato que he explotado bastante en los últimos años.
No puedo definirme salvo por hacer hasta ahora una fotografía de composición
clásica, de reportaje y también paisaje, admirador especialmente de los que
comenzaron a realizar una fotografía propiamente española como fue el empeño de
Cristóbal Hara cuando llegó a España, y que con nombres como Cristina García
Rodero o Fernando Herráez y en general del fotoperiodismo de aquel entonces, buscaban
la llamada fotografía perfecta en la que con una sola foto se contara toda una
historia. Mis influencias fueron los fotógrafos que por suerte tuve oportunidad
de conocer y que se manejaban en ese género documental que me cautivó en su
momento:
Juan Manuel Díaz Burgos, Julián Ochoa, Juan Miguel Alba y más próximo
Alfonso Jiménez Casado. Pero también el fotógrafo de Magnum
Alex Webb, con esas
escenas corales de acción dónde
 
personajes e historias se cruzaban en momentos decisivos de coreografía
perfecta. Y como Webb, en la foto yo buscaba pacientemente en el Puerto
Productores de la ciudad de Iquitos en Perú, a que surgieran las historias de
los pasajeros de los “colectivos” antes de partir, esas naves que surcan el río
Amazonas.

Muere Sanz Lobato, un legado antropológico de la España rural

Reseña para el número 9 de la revista AFUDIGITAL de la Asociación Fotográfica de Úbeda AFU
Muere Sanz Lobato, un legado antropológico de la España rural
(Sevilla, 5 de agosto de 1932 – Madrid, 22 de abril de 2015)

Sevillano de
nacimiento pero pronto trasladado a Madrid, empezó a interesarse por la
fotografía a través de la revista americana Popular Photography. Siempre relata
en sus entrevistas que perdió 10 años por no tener en aquellos tiempos la
posibilidad de acudir a una escuela de fotoperiodismo. De esta forma hubiera
recogido su fotodocumentalismo de la España rural en salidas de fin de semana a
cualquier punto de la geografía, mucho antes de los años 60. Tras probar a
hacer fotografía urbana como los Walker Evans o Stephen Shore, pronto se dio
cuenta que no le atraían espacios como el Madrid de los Austrias, y se lanzó a
documentar la ruralidad.

A su llegada a la
Real Sociedad Fotográfica de Madrid tuvo que enfrentarse a la
institucionalización del régimen que intoxicaba todos los ámbitos de la
sociedad. Así, nada más llegar, la estrategia fue querer incorporarlo a la
junta directiva, y como declara él “tenerlo controlado”. Frente al grupo La
Palangana de la RSFM, apegado al régimen en la mayor parte de sus miembros,
Rafael Sanz Lobato y otros crearon el colectivo La Colmena de corte progresista
y de oposición al anterior. Sus derroteros en la asociación fotográfica
acabaron con su salida finalmente, tras ser marginado y denostado. A
continuación comenzó una trayectoria profesional de 45 años con fotografía de
publicidad, productos y retratos, que compaginó con fotografía de autor.

Se dice que Sanz
Lobato fue uno de los padres de la fotografía española: Cristina García Rodero
reconoce que siempre ha sido un maestro para ella, su fotografía pionera en
documentar las fiestas, tradiciones y costumbres populares de la España rural,
fue el preámbulo a los García Rodero, Herráez, Hara, Koldo Chamorro y Zabalza,
que curiosamente se conocieron entre ellos gracias a la figura de Joseph
Koudelka, y que se les conoció en algunos ambientes, como los 5 jinetes del
Apocalipsis, recogiendo el documentalismo de los años 70. Cristóbal Hara llegó
a España con la intención de hacer una fotografía identificable como española
de autor, pero acorde a la fotografía internacional de documentalismo y de
imágenes perfectas hechas con Leica de 35 mm, que lo contaban todo, pero Sanz
Lobato ya había dejado un fuerte poso de lo que sería esa fotografía española
de documentación de fiestas, folclore y contextos rurales de la España de
entonces.

La postura de este
autor, que positivaba su obra en blanco y negro con una calidad que hacía que
cada foto fuese una obra única, era consecuente y polémica, y le llevó a
declarar a la fotografía digital como una agresión, paralela a la banalización
del mundo actual y la pérdida de valores, en la que cualquiera con un móvil creía
ser artista. “Realizar una buena fotografía es muy complejo, no todo el mundo
está preparado”, “hay un negativo aprovechable entre 2.000 o 3.000”. Su archivo
se extiende más allá de los 400.000 negativos.

Entre sus
reconocimientos, tardíos, están la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes
(2003) y el Premio Nacional de Fotografía (2011).

Destacan sus
series A Rapa das Bestas, Bercianos de Aliste, sus Retratos de fotógrafos y
otros personajes de la cultura con un estilo quizás muy apegado a la época y a
la Escuela de Madrid, y sus Bodegones en una etapa madura que realizó con importante
pérdida de la visión. Nos queda su legado, un centenar de fotos, las que se
necesitan para valorar a un gran autor clásico como él.