Blog

Exposición: «El fotomontaje: un ordenado desorden» de Juan Pérez de la Torre

El 6 de Diciembre se inaugura oficialmente la exposición de Juan Pérez de la Torre, en la Galería Ignacio Barceló en la Calle Antonio Maura, 49-1º izqda (sede de AFOCO) de Córdoba, y que podrá visitarse del 4 Diciembre 2008 al 12 Enero 2009, los lunes y jueves de 20:00 a 22:00. Forma parte de la sección paralela de la XI Bienal Internacional de Fotografía de Córdoba.

Se trata de una colección de sus principales trabajos con su personal técnica y estilo de fotomontaje. Juan es un jovencísimo fotógrafo de veterana trayectoria que imprime, con este particular estilo, un humor e imaginación incomparables, a sus composiciones. Con una técnica, aún benditamente analógica y por tanto artesanal, recoge en su creación las más modernas y delirantes imágenes de fotomontaje repletas de modernidad y vanguardismo, contando con una producción fotográfica casi infinita (bien lo saben sus amigos, que por mucho que lo visiten siempre serán sorprendidos con nuevas imágenes aún sin descubrir). Pero esta faceta, nada desdeñable de Juan, no es para mí la fundamental, pues él ha sido y es un fotógrafo de reportaje social y cultural, que conoce como ninguno el mundo árabe y musulmán (muchos son los años que ha vivido relacionado e integrado por su profesión en la sociedad marroquí) y que ha dejado constancia de su cultura en una extensísima obra fotográfica, especialmente con retratos que han dado la vuelta al mundo concursístico. Así mismo ha retrado el mundo rural de sus orígenes, desde todas las perspectivas posibles: paisaje, gentes y tradiciones, no olvidando de practicar otra suerte de géneros como por ejemplo los bodegones, siempre con sensibilidad y estilo mayúsculos.
Es una buena oportunidad para disfrutar de su obra y en compañía de una de las personas más divertidas que uno puede cruzarse en el camino. Juan, esperamos deseosos que el sábado nos cuentes el último chiste.

Exposición «Tribus de Orissa» de Juan Miguel Alba

Absolutamente recomendable esta exposición de Juan Miguel Alba Molina en el Centro Municipal El Natahoyo, C/ La Estrella, s/n – Gijón (Asturias) del 24 de Noviembre al 12 de Diciembre de 2008.

Juan Miguel, que después de recoger en su libro «Cuba: El Paraíso Perdido» una completísima antología sobre la vida y manera de ser cubanos, tras sus innumerables viajes a la perla del Caribe, ahora explora algunas de las culturas más ancestrales, en un trabajo realizado en uno de los lugares más inhóspitos e inexplorados de ese enorme país que es La India. Juan Miguel es un fotógrafo que cultiva el reportaje con gran pasión y calidad técnica insuperables, habiendo forjado en su escuela a un gran número de los mejores fotógrafos de la fotografía malagueña. Los que han tenido la suerte de poder acceder a su enseñanza, han podido ya desprenderse de esa etiqueta de autodidacta, de la que nos solemos vanagloriar, como escusa para ocultar nuestras carencias formativas que un momento dado no hemos tenido más remedio que sufrir. La muestra ofrece el porfolio que también podemos admirar en la galería de su página personal. No te la pierdas.

Identidad Cultural

El I Concurso Internacional de fotografía Identidad Cultural 2008, nos muestra una buena selección de imágenes gracias al patrocinio de la revista Día y Noche y la Asociación Intenacional de Comercio Justo de Latinoamérica.
El objetivo ha sido contribuir a enriquecer y reafirmar la identidad cultural latinoamericana y del Caribe, mediante la valoración artística de obras que contribuyan a potenciar la creación fotográfica. La exposición tuvo lugar en el CENTRO CULTURAL DE ESPAÑA JUAN DE SALAZAR de Paraguay En la Galería virtual podemos acceder a las imágenes premiadas, fiel reflejo de la diversidad cultural que aglutina Latinoamérica, y próximamente estará disponible una galería individual de los autores premiados en el certamen.

Concurso de Fotografía «Los Excluidos»


La Fundación Caja Rural de Jaén, ha mostrado una selección de las obras premiadas y seleccionadas en una exposición itinerante por la provincia de Jaén, recorriendo las localidades de Andújar, Alcala la Real, La Carolina, Jaén y Linares, mostrando la realidad de aquellos, que en esta ocasión, se han mostrado como los protagonistas. Son los parias, olvidados y excluidos de la sociedad y del mal llamado primer mundo, mundo que a lo largo de la historia de la humanidad ha venido repitiendo los errores de la injusticia con el prójimo, sin importar tropezar en la piedra una y otra vez.
Una vez más, la fotografía se muestra como la herramienta para llevar a efecto la intencionada denuncia de lo que debería ser un bajar a los infiernos de la conciencia del hombre …. pero ésto sólo durará lo que se tarda en dar un pase por la sala de exposiciones. Así es la condición humana.
El primer premio ha correspondido a Alfonso Jiménez Casado, compañero de aventuras y expediciones fotográficas desde la Campiña jienense al Valle Sagrado de Perú. Auténtico devorador de premios y fotos, Alfonso domina el paisaje y captura el reportaje en un ejercicio depredador del acto fotográfico, con una producción inagotable de obras de fuerte personalidad y atrevidos encuadres, haciendo gala de una calidad técnica mediante el positivado y virajes de sus fotografías. Alfonso, ¿cuál será nuestra próxima aventura y qué instantes decisivos vamos a capturar?

Secuestrar a José Cendón es secuestrar la Fotografía

Es en casos como éste, cuando más sangrante se muestra la persecución sobre la fotografía y su capacidad para ejercer la libertad de expresión.
A los que nos sentimos plenamente identificados con el sentimiento de Cartier-Bresson, «Sólo el fotoperiodismo es fotografía, todo lo demás es pintura ”, hechos como éste no pueden más que afianzar nuestra convicción sobre el género fotográfico del reportaje. Es ahí donde la fotografía alcanza su verdadero significado, mostrar la realidad y denunciar la injusticia social.José Cendón, fotógrafo gallego que ha conseguido el premio world press photo por un trabajo sobre un hospital psiquiátrico en Burundi, es un autor duro, que muestra una fotografía dura, pero sin una pretensión escabrosa sino sólamente crítica. Su vida transcurre en África actualmente y su domicilio lo tiene en Ruanda trabajando para la agencia France Presse. Cendón manifiesta claramente su adherencia a este sentimiento de Cartier-Bresson: «No me atrae demasiado la idea de ser un fotógrafo de prensa en un país donde las cosas marchan bien». Yo añadiría: eso sería hacer pintura.Desde aquí, sólo desear que sea liberada la fotografía.

Recogida de firmas en apoyo a la liberación.

Un fotógrafo encantador

Un entrenador de fútbol decía que se juega como se entrena, y de Alberto García-Alix … es fácil decir que fotografía como vive. Uno de los máximos exponentes de la movida madrileña, las motos Harley Davidson, los tatuajes, la música y la noche han sido sus musas de inspiración, y sus retratos en blanco y negro, con series dedicadas a las motos, los presos, las estrellas del porno, los yonquis y los tatuajes, su principal obra fotográfica.

Además de sus fotos, la mejor definición de él la hace uno de sus amigos, el escritor Ray Loriga:
«No se puede negar que García-Alix es un hombre encantador, como lo son con frecuencia los enterradores. Y elegante y guapo. Buen bailarín y conversador inagotable. Imprescindible, como amigo y como artista. Más respetuoso con el pasado que con el futuro. Inteligente, demoledor, caótico. Exigente en el castigo y en el premio. Triste como un martillo (…).Alrededor de Alberto siempre hay vino y canciones, fiestas memorables, líos imposibles, lecciones de historia, disputas, nacimientos, muertes, cárceles, tangos, parques y el resto de las cosas que hacen la vida soportable e insoportable al mismo tiempo. Junto a Alberto se camina en círculos. Se gana tanto como se pierde. Se ríe uno mucho y luego, al poco, se pregunta uno de qué demonios se andaba riendo»